Vivir para dar

Uno de los valores básicos que he adoptado es «Vivir para dar».

Ese principio esencial nos hace ver que tenemos mucho que agradecer, que tenemos más que de lo que creemos y que, al dar de nuestro tiempo, energía, talento y recursos, los resultados se multiplican.

Al pensar en eso, y en lo que tiene que ver con el liderazgo, me pregunté: ¿Acaso podríamos hablar de «Liderar para dar»?

Veamos qué es eso:

  • Un liderazgo que anhela dar más que recibir.
  • Un liderazgo que primero piensa en los demás.
  • Un liderazgo que se sacrifica.
  • Un liderazgo que ve oportunidades donde otros no ven nada.
  • Un liderazgo que nunca dice no se puede.
  • Un liderazgo que no teme intentar lo imposible.
  • Un liderazgo que no mide lo mucho que le han dado.

En un mundo en el que muchos dirigen para obtener algo, permítame que le desafíe —sea cual sea su puesto de liderazgo— a que empiezas a «Liderar para dar».

¡Animo amigo!

Hey! ¿Te gustó? ¡Compártelo con otros!

Deja un comentario