¿Quién? Cómo puede, una simple pregunta, aclarar y depurar nuestra visión.

En el mercado actual confrontamos un cambio generalizado. Cambio en la economía, cambio en los métodos, cambio en los actores, cambio en las presentaciones y cambio en las expectativas. Este último año, como muchos de ustedes saben, donde trabajo también hemos estado en medio de cambios tratando de integrar nuestras empresas. Sí, muchos cambios.

Si no tenemos cuidado, en medio de tantos cambios podemos llegar a perder nuestro enfoque como negocio. Además, con cada cambio externo viene uno interno. Podemos mantener nuestra misión, pero antes que nos percatemos podemos volver a cambiar nuestra visión. Es más, nos acostumbramos a cambiar de visión tan rápido como cambiamos de canal en el televisor.

Las declaraciones de visión nos ayudan a entender por qué existimos. Todos entendemos las declaraciones de visión y cómo crearlas. Sabemos qué preguntas plantear y cómo armar cuidadosamente las palabras que definen nuestra visión. Todos enfatizamos:

  • el ¿qué?
  • el ¿cómo?
  • o el ¿cuánto?

Sin embargo, eso no es lo más importante que se debe enfatizar. El «qué» y el «cómo» son simplemente preguntas aclaratorias. Necesitamos una pregunta que depure. Debemos entender:

  • el «quién»

Preguntar «¿Quién?» nos permite permanecer  enfocados en la necesidad. Nos hace mantener la concentración en la verdadera razón por la que existimos. De modo que muchas veces en los negocios el «quién» puede ser contaminado por el «qué» y el «cómo».

Déjeme formularle una pregunta difícil.

¿Realmente pone atención al «quién», o solo se preocupa por tener las cosas al día?

Si ha perdido el enfoque en el «quién», o simplemente se preocupa por hacer las cosas bien, entonces mi amigo, tu visión se ha contaminado.

Permítame invitarle a preguntar lo más importante.

«¿Quién?».

Hey! ¿Te gustó? ¡Compártelo con otros!

Deja un comentario