¿Estas protegiendo tú marca?

Los negocios invierten millones de dólares en el mantenimiento y protección de sus imágenes y el significado de sus marcas. Las marcas nos ayudan identificar productos rápidamente y sabemos que el producto será barato o caro, confiable o desconfiable en un solo instante. Cuando yo entro a una librería mis ojos buscan las marcas y rápidamente entiendo donde estoy y cual es el consumidor básico de la librería.

Tal como los negocios protegen a sus maracas, nosotros también debemos proteger a lo nuestro. Si, me lo escuchaste bien, nuestras marcas. Cada persona tiene su propia marca. Tu nombre ya es tu marca. Tu marca fue creada y sigue siendo creado:

  • Con cada palabra que dices o no dices.
  • Con cada mirada que das o no das.
  • En la forma que representas tu producto.
  • En cada vez que cumples con tu palabra o no.
  • Con cada vez que contestes a tiempo o no.

Cada vez que cumples o hagas algo bueno, el valor de tu nombre, tu marca, crece en los ojos de otros. Y así tendrán confianza en tu nombre. Pero si no cumples, tu nombre y marca se disminuya en su valor. Es fácil de reconocer lo que hablamos en cualquier reunión.  La próxima vez que estas en una reunión toma el tiempo para mirar a las caras y escuchar a la gente cuando mencionan el nombre de una persona. Que escuchas son opiniones que han sido formados por los acciones de las personas mencionados.

Dos preguntas: Si fue tu nombre que fue mencionado…

  • ¿Qué dirán de ti?
  • ¿Habrá confianza en tu nombre, en tu marca?

¿Qué estas haciendo para que tú marca sea mejor?

Hey! ¿Te gustó? ¡Compártelo con otros!

Deja un comentario