Elijo reír de nuevo.

«Oye Larry, ya no te ríes como antes. ¿Qué está pasando? Necesitamos al viejo Larry otra vez.»

No podía creer lo que oía. ¿Qué estaba diciendo? ¿Que ya no me reía como solía hacerlo? ¿Acaso no sabe que mi twitter dice que yo soy el «descubridor de la risa y la alegría»? Obviamente, no me conoce muy bien; aunque sí, sí me conoce.

Así que hice un rápido inventario de los últimos años. Una docena de razones bulleron en mi mente en cuanto a por qué ya no podía reír tanto como antes. Sin embargo, cualquiera fuese la razón —estrés, presión, salud o algo basado en una relación—, eran motivaciones externas. ¿Podía yo, el autoproclamado «descubridor de la risa y la alegría», permitir que influencias externas me robaran mi risa, mi alegría?

Por tanto, ¿qué debo hacer para recuperar mi risa, para volver a manifestar la alegría? Todo eso tiene que ver con las decisiones que tomamos, con las elecciones que hagamos una vez tras otra cada día.

  • Elijo descubrir.
  • Elijo no tomar la vida muy en serio.
  • Elijo ignorar los números (de vez en cuando).
  • Elijo contar chistes.
  • Elijo ser sensible.
  • Elijo perdonar.
  • Elijo ser sorprendido.
  • Elijo reírme de mí mismo.
  • Elijo reírme con los demás.
  • Elijo volver a descubrir.

Como líder, uno tiene un montón de presiones y de estrés. Así que tómese el tiempo que necesite para hacer su propio inventario.

¿Ha permitido que las circunstancias externas le roben su alegría?
¿Ha olvidado cómo reír?
¿Disfruta lo que hace?

¿Es acaso el momento para elegir otra vez?

Hey! ¿Te gustó? ¡Compártelo con otros!

Deja un comentario