Cuando la gente quiere bajarse del autobús

En uno de los capítulos de su libro de mayor venta, Las 21 leyes irrefutables del liderazgo, John Maxwell nos habla —no solo— acerca de la importancia de conseguir la gente adecuada a bordo del autobús, también se refiere a lo relevante que es asegurar que las personas ocupen los asientos ideales en dicho autobús.

Pero llevemos esta analogía un poco más allá. ¿Qué pasa cuando la gente quiere bajarse del autobús? ¿Por qué iba alguien a querer bajarse de él? O, en otras palabras: «¿Por qué la gente deja su trabajo?»

He estado pensando y meditando en este asunto e intentando formular una respuesta. Y creo que la resumo en un sencillo pensamiento muy valioso. Tal vez mi respuesta no sea la más fácil de dar, ya que puede herir nuestro ego como líderes, pero creo que es cierta.

«Las personas no abandonan sus empresas, abandonan al líder».

Un pensamiento fuerte, ¿le parece? Pero medite en esto y pondere lo que acabo de afirmar. He tenido gente que ha abandonado mi liderazgo. A esas personas les encantaba lo que hacían, cómo y dónde lo estaban haciendo. Pero como mi visión no era la de ellos o no estaba dirigiéndoles ni comunicándome correctamente con ellos… se pararon y dijeron: «Detenga el autobús, me quiero bajar aquí».

Tal vez usted dejó su trabajo en algún momento. ¿Recuerda lo difícil que fue despedirse de sus amigos y de los proyectos por los que dio su vida para concretarlos? No, las personas no dejan la compañía, a quien dejan es al líder.

Y, como líder, eso es lo más difícil de entender a veces, pero solo tiene una opción: echar al autobús a un lado de la carretera y, con su bendición, desearles lo mejor.

Hey! ¿Te gustó? ¡Compártelo con otros!

1 comentario en “Cuando la gente quiere bajarse del autobús

  1. Muy válida tu reflexión Larry. Sin embargo debemos considerar, al menos es mi experiencia, que muchos se bajan del autobús porque encuentran un autobús más confortable y que les puede llevar en un viaje más largo. Creo que esa es la oferta del mercado, válida también y no siempre podemos equiparar o mejorar la oferta.

Deja un comentario