A nadie le gusta ser sorprendido.

A nadie le gusta ser sorprendido.

Ni a ti

Ni a mí

Ni a nuestros proveedores

Ni a nuestros clientes

Si creamos una cultura de comunicación clara, abierta, regular y, lo más importante, transparente, crearemos confianza. Esto también permite a nuestro equipo el:

  • Ayudarse el uno al otro.
  • Anticipar áreas de problemas.
  • Hacer ajustes y adaptarse con anterioridad.

Comencemos a edificar una nueva cultura. Sin sorpresas. Tu equipo, tus proveedores y tus clientes te agradecerán por ello.

Hey! ¿Te gustó? ¡Compártelo con otros!

Deja un comentario